Ausencias

Que sí, que tengo el blog totalmente abandonado (en Twitter sigo bastante activo). Aunque sea algo pobre, mi justificación se ve en la siguiente imagen:

Image

Éste es mi sitio en Chalmers en el que me paso las horas. Muchas horas. Tantas que ayer – noche de sábado – llegué a mi casa a la una de la mañana y mi horario habitual suele ir de 9:30 a 20:30 como poco. He pasado toda la Semana Santa (ni un día falté, incluso en fiestas y vacaciones) ahí sentado peleándome con un diseño del demonio que todavía no he resuelto (pero que caerá, lo aseguro, por lo civil o lo militar). El diseño es el primero de los que formará parte de mi tesis. Aunque suene a chino a muchos, se trata de un MMIC amplificador de potencia clase A balanceado en banda E (71-76, 81-86 GHz) en tecnología de GaAs de 50 µm. Con esto no sé si aclaro un poco esas preguntas estilo “¿pero tú qué estás haciendo exactamente?”.

El tema es que en tres días me marcho una semana a Dortmund, billetes de Lufthansa – a precio casi de Ryanair – mediante. Según la planificación original, a estas alturas ya tendríamos el circuito mandado a fabricación, pero se retrasó un mes por motivos ajenos a mí. De esta manera, estos días, que deberían ser de trabajo más o menos relajado, están muy cerca del plazo límite. Es decir, que en Dortmund voy a tener una mezcla curiosa de vacaciones y trabajo. Así que mi nivel de estrés va subiendo día a día. No obstante, sarna con gusto no pica, y los días en que las cosas van saliendo disfruto mucho (hay otros días donde no sale nada de nada y son de lo más frustrante). Además, me pagan un dinerillo por la tesis, con lo que puedo justificar esta temporada en la que no es que no tenga vida social, sino que no tengo vida directamente.

Además, qué narices, las vistas desde el edificio son bastante majas.

Image

Espero escribir más a menudo. Espero, no lo prometo.

2 comentarios

Archivado bajo Chalmers, Proyectos

Estocolmo

Una imagen vale más que mil palabras.

3 comentarios

Archivado bajo Viajes

El grajo hoy va en metro

 

Deja un comentario

3 febrero, 2012 · 23:08

Paseos nevados

Unas fotos del paseo matutino de hoy alrededor de la ciudad.

1 comentario

Archivado bajo Göteborg

Snö!

Por fin tenemos nieve. Se ha hecho de rogar con este invierno inusualmente templado que tenemos. Ha estado nevando toda la mañana y la primera parte de la tarde una buena cantidad (calculo que unos 10-15 cm.). Lo malo es que la temperatura no es lo suficientemente baja y puede que todo se convierta en agüilla. De hecho, ahora estoy oyendo el goteo de la nieve de las ventanas al derretirse.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Conste que a mí la nieve – al contrario que la mayoría de la gente que conozco por aquí – no me emociona especialmente. Cuando se convierte en hielo hay que tener mucho cuidado al caminar y, en general, es un coñazo porque entorpece cualquier actividad por mucho que el paisaje sea bonito. Claro que, si la alternativa es la lluvia constante, pues no sé con qué quedarme. Y un invierno sueco sin nieve no es ni invierno ni es nada.

Deja un comentario

Archivado bajo El tiempo

Españoles en el mundo

Después de mucho tiempo sin escribir (concretamente desde las elecciones, como si fuera un diputado satisfecho, no caerá esa breva), y ya instalado en Göteborg de nuevo (0º, sin nieve) , vuelvo a la carga, a ver lo que dura.

Esta mañana, a través de Facebook me ha llegado una noticia bastante impactante, y cito: “españoles viviendo en la calle en Bergen”. La noticia ha saltado en el portal Spaniards y se ha citado también en Menéame (los enlazo por si alguien quiere ver los comentarios,a veces da gusto ver las barbaridades que se dicen aprovechándose del anonimato de Internet) pero al final todo sale de aquí. Se trata de un vídeo del telediario de la TV local de los condados de Hordaland – donde está Bergen – y Sogn og Fjordane (a partir del minuto 13:20 sale la noticia). Básicamente, entrevistan – es lo único en español, el resto está en noruego – a un madrileño que llegó a Bergen hace un par de semanas y, desde entonces, duerme en la calle.

La historia es que un español de 34 años, con dos hijos pequeños y mujer en Madrid, con un título en Administración e Informática (no se sabe si es una licenciatura o un título de FP o de CCC) se marcha a Noruega, obviamente sin ningún colchón económico para aguantar lo suficiente mientras busca un empleo y sin papa ni de inglés ni de noruego. A resultas de esto, acaba tirado en la calle en Bergen en enero – no hablemos de la rasca que hace – y hospitalizado por una neumonía. Y parece que no es el único caso.

Actualización: buscando un poco por Internet, se puede comprobar que este hombre tiene dos módulos de FP.

La noticia, expuesta así, tampoco dice mucho, pero da qué pensar sobre cómo se ha enfocado el tema de la nueva emigración de los españoles. Cabría decir aquí que para qué me meto en estos jardines, si yo no soy realmente un emigrante sino un estudiante (no estoy trabajando ni buscando trabajo, en un par de meses cambiará la cosa) pero creo que el tema es interesante.

Evidentemente, lo que ha hecho este hombre es una locura. Sin embargo, cuando se está desesperado no se piensa con claridad, y muy desesperado debía estar para intentar lo que ha hecho (irse sin duro al que probablemente es el país más caro del mundo es suicida). Aparte de no informarse sobre la situación en Noruega, los requerimientos que se piden para permanecer en el país y demás está probablemente el hecho de que, de un tiempo a esta parte, a través de programas estilo “Españoles por el mundo”, se está mostrando solamente la parte buena de la emigración, ésa que gana un dineral cada mes trabajando menos que en España, vive en una mansión, conduce un cochazo y tiene una mujer/marido cañón. Nadie explica las dificultades ni se exponen casos realistas en los que el futuro emigrante pueda verse reflejado.

Personalmente, también echo de menos casos en los que los protagonistas no tienen una pareja del país – eso siempre ayuda a aterrizar – y que, en lugar de mostrar lo bonita que es la zona, expliquen de forma más concienzuda la situación laboral, el mercado de trabajo, los requisitos de estancia, etc. Claro que ése no parece el objetivo del programa, pero hay mucha gente que lo ve, se cree que fuera atan perros con longaniza y pasa lo que pasa.

El programa también ha mostrado a emigrantes españoles que se dedican a aprovecharse de las ayudas sociales de los países de acogida (creo que en Edimburgo el caso fue especialmente flagrante). Y eso no sólo nos da mala imagen como colectivo y como país, sino que es lo mismo que se ha dicho muchas veces de los inmigrantes en España (lo cual, como toda generalización, era sumamente injusto), sólo que aplicado a nuestros propios emigrantes. Si algo bueno tienen las crisis es que muchas veces nos obligan a ponernos en el lugar de los demás.

En cualquier caso, mucha suerte para Gonzalo – el protagonista de la noticia – y espero que salga del bache.

Actualización (II): 

Actualización (III)

Hoy, 12 de febrero, El País ha publicado un artículo sobre el montón de españoles que se han ido a Bergen con una mano delante y otra detrás. Merece la pena leerlo. Mencionan el caso de Gonzalo Marina, el madrileño que originó la cascada de artículos y noticias. Resulta que el hombre, aunque sus padres le acababan de montar una panadería, dejó a su mujer y sus hijas y se largó a Noruega a probar suerte. En definitiva, cuánto daño ha hecho “Españoles por el mundo”.

3 comentarios

Archivado bajo Emigración, Todo es mentira, Trabajo

Yo voto a…

(vía Retiario)

Ahora en serio, me declaro abstencionista (o absentista, que alguien me lo aclare, por favor) en esta elección. Bueno, y en las generales anteriores también. En ambos casos, por una mezcla de desidia, desesperanza y, para qué negarlo, desfachatez administrativa. Empadronado en Madrid desde noviembre de 2007, en marzo de 2008 no pude votar en Madrid porque el censo no se había actualizado después de mi empadronamiento. ¿En plena era de Internet y las comunicaciones? Vergonzoso… Votar en Cantabria, una circunscripción donde el pescado lleva década y media vendido (si no me equivoco la distribución de los escaños no cambia desde 1996) no es ni la mitad de atrayente que en Madrid, sobre todo si el voto no se dirige a PP o PSOE.

También hay que tenerlos cuadrados, lo reconozco, para madrugar un domingo e ir a firmar a un puesto de UPyD en Delicias para que pudieran presentarse a las elecciones europeas y luego abstenerse de nuevo. Pues sí, el menda lo ha hecho también.

Ahora en Suecia, el problema es más bien lo que hay que hacer para ir a votar. Básicamente, coger un tren, bus, avión o cualquier otro medio de transporte, e ir a la embajada en Estocolmo (casi 500 kilómetros de viaje y un dinerillo) para solicitar el derecho a voto, ya que en Göteborg no hay consulado. Por supuesto, en su horario de oficina, es decir, de lunes a viernes de 9 a 13. Para mí como estudiante ya es una p*****, para uno que trabaje, ya no digamos. Así que, de nuevo, abstencionista. Esto incluso teniendo un certificado de la FNMT con el que he presentado la Declaración de la Renta. ¿No basta eso para identificarme? ¿Tengo que ir en persona?

¡País!

2 comentarios

Archivado bajo Política