Archivo de la categoría: Trabajo

Retorno al mundo laboral

Tras un largo periodo de ausencia en el blog y casi un mes sin comentar por aquí la noticia, ya puedo anunciar que he vuelto – tras dos años de retorno a la vida estudiantil – a trabajar. De hecho, llevo desde principios de septiembre. Estoy en la misma empresa donde hice la tesis y mi contrato es, de momento, hasta final de año. En diciembre, discutiremos si continúo o no. El salario es, por el momento, bajo para un ingeniero y para ser Suecia: el neto es parecido a lo que cobraba en España en mi último empleo. De momento, me da para vivir pero no para caprichos. Si deciden renovarme, ya tendría un salario a precio de mercado. Vamos, que estoy a prueba, que se dice.

Dicho esto, estoy currando como un salvaje y espero que el pistón baje, porque tengo bastante abandonada la tesis del master (necesitaría recurrir a fines de semana para escribirla y esos días también trabajo para que salga el diseño en el que estoy metido) y ya es hora de terminarla de una vez. En realidad, está ya terminada – el diseño está hecho desde mayo y fabricado desde julio – pero falta hacer mediciones en detalle y el laboratorio está ocupado. Además, el escribirla es bastante tedioso, pero hay que hacerlo en algún momento.

En fin, que estoy contento por poder trabajar estos meses y ganar un dinerillo, especialmente ahora que el mercado laboral está tan mal en mi sector, aunque el ritmo de trabajo que llevo desde hace tiempo es matador. Esperemos que la cosa vaya a mejor.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Trabajo

Españoles en el mundo

Después de mucho tiempo sin escribir (concretamente desde las elecciones, como si fuera un diputado satisfecho, no caerá esa breva), y ya instalado en Göteborg de nuevo (0º, sin nieve) , vuelvo a la carga, a ver lo que dura.

Esta mañana, a través de Facebook me ha llegado una noticia bastante impactante, y cito: “españoles viviendo en la calle en Bergen”. La noticia ha saltado en el portal Spaniards y se ha citado también en Menéame (los enlazo por si alguien quiere ver los comentarios,a veces da gusto ver las barbaridades que se dicen aprovechándose del anonimato de Internet) pero al final todo sale de aquí. Se trata de un vídeo del telediario de la TV local de los condados de Hordaland – donde está Bergen – y Sogn og Fjordane (a partir del minuto 13:20 sale la noticia). Básicamente, entrevistan – es lo único en español, el resto está en noruego – a un madrileño que llegó a Bergen hace un par de semanas y, desde entonces, duerme en la calle.

La historia es que un español de 34 años, con dos hijos pequeños y mujer en Madrid, con un título en Administración e Informática (no se sabe si es una licenciatura o un título de FP o de CCC) se marcha a Noruega, obviamente sin ningún colchón económico para aguantar lo suficiente mientras busca un empleo y sin papa ni de inglés ni de noruego. A resultas de esto, acaba tirado en la calle en Bergen en enero – no hablemos de la rasca que hace – y hospitalizado por una neumonía. Y parece que no es el único caso.

Actualización: buscando un poco por Internet, se puede comprobar que este hombre tiene dos módulos de FP.

La noticia, expuesta así, tampoco dice mucho, pero da qué pensar sobre cómo se ha enfocado el tema de la nueva emigración de los españoles. Cabría decir aquí que para qué me meto en estos jardines, si yo no soy realmente un emigrante sino un estudiante (no estoy trabajando ni buscando trabajo, en un par de meses cambiará la cosa) pero creo que el tema es interesante.

Evidentemente, lo que ha hecho este hombre es una locura. Sin embargo, cuando se está desesperado no se piensa con claridad, y muy desesperado debía estar para intentar lo que ha hecho (irse sin duro al que probablemente es el país más caro del mundo es suicida). Aparte de no informarse sobre la situación en Noruega, los requerimientos que se piden para permanecer en el país y demás está probablemente el hecho de que, de un tiempo a esta parte, a través de programas estilo “Españoles por el mundo”, se está mostrando solamente la parte buena de la emigración, ésa que gana un dineral cada mes trabajando menos que en España, vive en una mansión, conduce un cochazo y tiene una mujer/marido cañón. Nadie explica las dificultades ni se exponen casos realistas en los que el futuro emigrante pueda verse reflejado.

Personalmente, también echo de menos casos en los que los protagonistas no tienen una pareja del país – eso siempre ayuda a aterrizar – y que, en lugar de mostrar lo bonita que es la zona, expliquen de forma más concienzuda la situación laboral, el mercado de trabajo, los requisitos de estancia, etc. Claro que ése no parece el objetivo del programa, pero hay mucha gente que lo ve, se cree que fuera atan perros con longaniza y pasa lo que pasa.

El programa también ha mostrado a emigrantes españoles que se dedican a aprovecharse de las ayudas sociales de los países de acogida (creo que en Edimburgo el caso fue especialmente flagrante). Y eso no sólo nos da mala imagen como colectivo y como país, sino que es lo mismo que se ha dicho muchas veces de los inmigrantes en España (lo cual, como toda generalización, era sumamente injusto), sólo que aplicado a nuestros propios emigrantes. Si algo bueno tienen las crisis es que muchas veces nos obligan a ponernos en el lugar de los demás.

En cualquier caso, mucha suerte para Gonzalo – el protagonista de la noticia – y espero que salga del bache.

Actualización (II): 

Actualización (III)

Hoy, 12 de febrero, El País ha publicado un artículo sobre el montón de españoles que se han ido a Bergen con una mano delante y otra detrás. Merece la pena leerlo. Mencionan el caso de Gonzalo Marina, el madrileño que originó la cascada de artículos y noticias. Resulta que el hombre, aunque sus padres le acababan de montar una panadería, dejó a su mujer y sus hijas y se largó a Noruega a probar suerte. En definitiva, cuánto daño ha hecho “Españoles por el mundo”.

3 comentarios

Archivado bajo Emigración, Todo es mentira, Trabajo

Proyectos, proyectos, proyectos

Uno de los puntos a favor de este master que estoy haciendo es que existe la posibilidad de realizar prácticas en una empresa, dicho esto entre comillas. En realidad se trata de formar parte de un equipo de estudiantes que va a realizar un proyecto relacionado con Microondas a una compañía en forma de trabajo a media jornada (sin cobrar, claro está). Para ello, hay que cursar una asignatura que habilita para elegir su segunda parte, que es la que se desarrolla en la empresa. En la primera parte, diseñamos un radar que fuera capaz de detectar a una persona en los alrededores de la cafetería del edificio donde estamos en la universidad. Algunos compañeros han estado estos días implementando el diseño y haciendo pruebas y parece que funciona bastante bien, pese a que los medios que teníamos eran bastante limitados (y nuestro supervisor un jeta y un inútil de mucho cuidado).

Ahora, en la segunda parte del curso, a otros tres estudiantes (Pakistán, China y Grecia, muy multicultural) y a mí nos ha tocado realizar un proyecto en Ericsson, en el departamento de Antenas. Se aleja un poco de los temas que más me gustan pero, por un lado es una gran empresa, que siempre luce en el CV y da la posibilidad de buscar tesis y empleo posteriormente (espero poder hacer unos cuantos contactos) y, por el otro, uno casi nunca trabaja exactamente en lo que prefiere. Además, después de más de un año de retorno al estado de estudiante, ya es hora de volver a poner el pie en el mundo laboral de la empresa. Curioso que sea precisamente en Ericsson, ya que es gracias a ellos que, dando tumbos, he ido a parar a donde estoy.

Parece que los del departamento están bastante interesados por el proyecto, ya que es bastante novedoso (las referencias y los papers que nos hemos estado leyendo son de 2010 y 2011). Va a suponer bastante trabajo, de modo que es casi seguro que pasaré en las oficinas de Ericsson más de 20 horas semanales. Por de pronto, ya tengo el abono de transporte hasta diciembre, ya que las oficinas están en una antigua zona portuaria, al otro lado del río.

Deja un comentario

Archivado bajo Chalmers, Master, Microondas, Proyectos, Trabajo