Cambiando… ¿a mejor?

Hoy he ido a buscar las llaves del piso al que me moveré (¿he dicho moveré? Se me está metiendo el inglés por el medio) en unas  dos o tres semanas.

Cuando entré, la cosa no pintaba mal: hay una cama nueva (aunque me dio la impresión de que era blandísima), una mesita de noche con cajones, una mesa de estudio grande con un flexo (habrá que comprar una lámpara, porque es un flexo casi que de mesita de noche también), kitchenette de dos fuegos con horno eléctrico “de sobremesa” y un frigorífico pequeño con un microcompartimento de congelador (se acabaron las pizzas grandes, mi colesterol me lo agradecerá), una mesita y dos sillas para comer, etc. En realidad, sólo echo de menos un silloncito (aunque a la hora de la verdad, el que tengo aquí no lo uso más que para dejar la ropa) y tal vez un microondas, aunque he visto carteles en los que venden algunos. Hay muchas repisas para libros, aunque ninguna librería Billy, algo raro en Ikealandia. Y no hay muchos sitios donde dejar la ropa, aunque hay un armario con perchas, parece pequeño y habrá que comprar unas cestas metálicas para organizarla.

La zona está en obras y es fea de narices no es muy bonita que digamos. El piso es un bajo con unas “maravillosas” vistas al aparcamiento y a una tapia. No me gusta demasiado, porque prácticamente no podré dejar la ventana abierta más que cuando esté dentro y porque cualquiera con algo de mañana puede entrar desde fuera (a partir de ahora, el ordenador va a ir enganchado a la mesa con su candado). El edificio en general es y está viejo y no le vendría mal una renovación en profundidad. Y con la habitación pasa lo mismo.

Más tarde he podido comprobar que hay una serie de desperfectos que arreglar, algunos poco importantes, tan solo molestos o que tienen fácil solución:

– En primer lugar, la mesa de estudio, que tiene un buen tamaño, se bambolea como si tuviera el baile de San Vito. Imagino que con un buen destornillador se arreglará la cosa.

– El extractor no extrae nada de nada. Además, parece que tiene una esponja en lugar de un filtro. Una compañera de máster que vive en el mismo edificio me enseñó que a ella le pasa lo mismo y que a lo mejor es sólo para absorber los olores. Pero para eso tendrá que aspirar aire, digo yo… Si no puedo abrir la ventana, aquello acabará oliendo como la cocina de una tasca.

– Hay un agujero en el suelo donde el linóleo se ha ido a tomar vientos, justo al lado de la mesa de estudio.

En esto que vino el anterior inquilino con un fusible porque por la mañana, al limpiar, se había cargado el fusible de la cocina. Comprobamos que lo habían cambiado y no se me ocurrió nada más que preguntar si la habitación tenía algún defecto que debiera saber. En principio, el hombre me dijo que no, pero luego empezó a enumerar:

– El temporizador de la cocina no funciona. Bueno, esto no es muy importante…

– Yo ya había comprobado que las dos ventanas no insonorizaban mucho. La calle está al lado, pero creo que no tiene mucho tráfico. La pequeña. que es muy alta y estrecha, no tiene ningún problema. La grande no aísla nada de nada, entra un frío por las rendijas de cuidado. ¡Y esto es Suecia! Y aquí me saltan las alarmas. El inquilino me dijo que había pedido que se la arreglaran y no lo hicieron ni caso. Con lo cual, para evitar el frío de las noches, encendía el horno eléctrico a 100ºC… Y es que la calefacción tampoco funciona correctamente… Nuria, he recordado tus ventanas de Glasgow, porque éstas son del pelo.

 

La ventana: por encima del cristal inferior entra un frío tremendo (y hoy sólo estábamos a 0º)

El horno puede salvarme de más de una noche de fresco polar

Miedo me da verme en la misma que este hombre, así que he puesto inmediatamente, he puesto por la web una solicitud para que reparen la ventana y el radiador. Lo demás, aunque creo que deberían arreglarlo, me parece menos importante, puedo vivir con ello. ¿Pero sin calefacción y en una habitación-congelador? Vamos, ni de coña… Si no lo arreglan, me mudo a otro sitio como está mandado (ahora tengo casi un año en la cola de la empresa con la que estoy ahora, no debería tener mucho problema en encontrar algo). Y sería una pena, porque desde 2006 he vivido en una residencia de estudiantes en Linköping, mi casa de España, dos pisos en Madrid y esta primera residencia de Göteborg. Tengo ganas de abandonar el nomadismo durante el año y pico que me queda aquí.

A ver si al final voy a acabar echando de menos 13 Rue del Percebe y a mis estupendos y guarros compañeros de cocina… Siempre se echa de menos lo que ya no se tiene.

En fin, seamos positivos, confíemos en que arreglen lo que deben y menos mal que llega el verano y espero no helarme por las noches. ¿Alguien me ayuda a redecorar?

Y a todo esto, hoy hemos estado de visita en Ericsson, pero ya lo contaré en otra ocasión.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo 13 Rue del Percebe, Alojamiento

4 Respuestas a “Cambiando… ¿a mejor?

  1. Nurieta

    Espero, hermanito, que te arreglen todos esos desperfectos, no vaya a ser que salgas de Guatemala para meterte en Guatepeor. ¡Suerte!

  2. Daniel Manrique

    ¿No te habría salido más saludable comprar 50 trapos y que te los fueran robando de poco en poco? al menos no pasarías ese frío.
    Ya te pueden arreglar sobre todo la ventana y si no no tardes mucho en “moverte” de nuevo.

    • F.D.C.

      No te falta razón en nada de lo que dices. Pero siempre se está más cómodo siendo más independiente.

      Y si no me arreglan la ventana, me vuelvo a mudar en menos que canta un gallo. Vamos, que pagando 300 leuros al mes, tengo derecho a exigir que no entre frío del exterior, ¿no?

  3. Oliver Silva

    Aca los extractores son asi.. yo tambien pense que habia fundido el mio cuando lo use la primera vez. la verdad eso es mas como una chimenea.

    revisa bien lo del tiempo del cola, tengo entendido que cuando uno cambia es borron y cuenta nueva. pa la ventana usa los trapos, los pones en la rendija y la cierras a presion la abres en el verano! Suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s