Haga usted como yo…

… y no se meta en política, que diría el abuelo Patxi. No obstante, no me queda más remedio que hacerlo, a la vista de las noticias. Tampoco quiero que este blog entre demasiado en política, que siempre es un tema espinoso.

Me apetecería hablar de Labordeta, que murió ayer 19 de septiembre, y al que todo el mundo está poniendo en un pedestal, incluso el Rey, que manda melones. Me gustaría ser políticamente incorrecto y comentar la impresión que siempre me dio a mí, que escuché sus intervenciones como tertuliano en la radio muchísimas veces e incluso alguna lo vi en el Parlamento, no sólo en aquella famosa intervención de “a la mierda” por la que será recordado siempre. Por cierto, que precisamente este vídeo dice mucho de la política en España, un tío que pierde los papeles (y la gente le jalea por ello) en el Congreso y enfrente una bancada de idiotas que lo insultan en cuanto sube al estrado. El Parlamento no es un patio de colegio, leñe. ¡País!

No obstante, me voy a autocensurar.

En cualquier caso, lo que es interesante y puede afectarme a mí personalmente es el resultado de las elecciones de ayer aquí en Suecia. En un breve resumen:

  • Los socialdemócratas se han pegado una toña de cuidado, con el peor resultado de los últimos 80 años, aunque siguen siendo el partido más votado, por poco. Junto con sus aliados Verdes y de la Izquierda, andan sobre el 43%.
  • Los moderados de Reinfeldt casi alcanzan a los socialdemócratas y, junto con sus tres partidos aliados, llegan casi 50% de los votos.

Final election results, 1:01am, 5668 of 5668 districts counted (www.val.se)

  • Pero hete aquí que Sverigedemokraterna (Demócratas Suecos), es decir, la extrema derecha xenófoba, ha rebasado el umbral para entrar en el parlamento, que creo que es del 4%, y ha conseguido ni más ni menos que 20 diputados. De modo que ahora son la llave del gobierno, porque ni la coalición de izquierdas rojiverde ni la gobernante Alliansen llegan a la mayoría absoluta de 175 escaños. Es preocupante que en algunas regiones, como en Escania, hayan llegado a alrededor del 15% de los votos.

Y ahora, ¿qué? Pues el primer ministro Reinfeldt y su coalición se van a tener que estrujar las meninges para evitar tener que pactar con la extrema derecha. Hoy hemos hablado en los descansos entre clases con los suecos – que ven con preocupación los resultados – y ven más fácil que el centro-derecha se alíe con los verdes que no algo estilo Gran Coalición a la alemana. En cualquier caso, nada de pactar con los Demócratas Suecos. Lo que hemos discutido también es si conviene aislarlos, lo que puede reforzar su mensaje victimista, o tratar de demostrar la panda de demagogos que son dejando que se estrellen en el Parlamento con algún tipo de responsabilidad.

El partido éste fue nazi – pero nazi nazi –  hasta que entró su actual líder, que es un pepillo de 31 años con sabe Dios qué experiencia laboral o vital llamado Jimmie Åkesson y se supone que le ha dado un lavado de cara. Durante la campaña electoral se han puesto muchos focos en ellos y eso seguro que vale unos cuantos puntos porcentuales en el voto – en las anteriores elecciones, fue el Partido Pirata el que tuvo luz y taquígrafos y, de hecho, sacó un diputado.

Incluso se prohibió por racista – tal vez islamófobo, diría yo – un vídeo publicitario en el que se mostraba a una tierna abuelita sueca compitiendo por el dinero público – es decir, su pensión – con un montón de mujeres en burqa con sus carritos de niño . Me siento tentado de colgarlo para que se juzgue, pero no quiero darles publicidad.

En mi opinión, la presencia de la extrema derecha en el Parlamento indica que, para una parte de la sociedad sueca, existe un problema que hasta ahora nadie se ha atrevido a abordar y que tampoco es fácil hacerlo sin caer en soluciones simples y demagógicas, como las que plantean los neo-nazis, o en ponerse a tocar el arpa en plan todos somos buenos. Y es que el Estado del Bienestar se diseñó con unas condiciones y unos planteamientos que ahora tal vez están dejando de cumplirse. La realidad es muy compleja y por eso recomiendo este artículo de The Guardian, como lo hice ayer. Aquí está la traducción al español (mala, pero comprensible).

Actualización: aquí otro artículo de El País, en mi opinión más completo que los que suele publicar la prensa española.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s