El índice Kebab

Si alguien propuso el índice Big Mac para comparar los precios en distintos países, yo propongo, si es que todavía no lo ha hecho nadie, el índice kebab.

  • En Madrid, kebab + bebida = 4’5 € (un kebab hermosote).
  • En Göteborg, kebab + bebida = 54 SEK, que vienen a ser unos 5’8 €. El kebab, aunque mucho más raquítico que los madrileños, me ha sabido a gloria bendita.

Sacad la proporción y así veréis lo que cuestan las cosas en Suecia, excepción hecha del pescado, que me ha parecido carísimo (¿bacalao fresco a 18 € / kg?). Si Mercadona abriera aquí, arrasaría. Ya se sabe que Hacendado y Google dominarán el mundo.

Por otra parte, viendo lo que se ve en los supermercados (galletas y repostería por doquier, montones de tipos de pan, zumos variados, embutidos a base de cerdo, montones de tipos de queso…) extraña que la gente esté tan delgada – o más bien atlética. Serán los milagros de la bicicleta.

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Comida, Precios

8 Respuestas a “El índice Kebab

  1. Recuerdo el shawarma gigante que me tomé en Estocolmo, aunque el precio no lo recuerdo… ¡siento no poder contribuir!
    Si algún día hace un índice Coca Cola en Noruega, sepa usted que las botellas son retornables y te ahorras un pico porque te devuelven parte de su coste, al menos en las gasolineras. Cosas que son útiles saber antes de gastarse sienes y sienes de NEK, y no al final del viaje.

    Aaaaahhh shawarma…

    • F.D.C.

      Efectivamente, Lucerita (¿me permite el tuteo?) tengo ahora dos botellas de Coca Cola, una de agua y una lata de Coca Cola en la repisa que no indican el comienzo de un síndrome de Diógenes (espero), sino que me van a devolver 4’5 coronas por retornarlas.

      Y con lo de Noruega, ¡ay pobres! Tampoco es plan de llevar detrás un carrito con todas las botellas como si fuerais chatarreros… Tampoco serían tantos cienes y cienes de NEKs, ¿no? Aunque el país debe ser carísimo de la muerte.

      Respecto a Noruega, he visto la chulada de fotos que hiciste en ese viaje y veo que has estado en Trollstigen. Ése es uno de los sitios que tengo que ver antes de morirme. Si no, no me voy a quedar a gusto.

      • Poh claro que te lo permito, era para chinchar un poco. 😛

        Noruega… es un país increíble. Yo sé que tengo que volver, aún me quedan muchas cosas por ver y experiencias que quiero repetir. Aunque sí, es carísimo, nosotros lo solventamos como buenos españoles facturando una maleta gigante llena de comida, que nos ahorró un gran pico. No quiero ni pensar en la espalda del pobre que le tocó meter el maletón en el avión… Y bueno, también ahorramos costes con algunas fechorías typical spanish que ya te contaré.

        “Sienes y sienes” no fueron, pero es que los granaínos somos mú exageraos. 😉

        • F.D.C.

          Ay pillines, ¿os colabais en el transporte público? Que luego uno dice que es español y ya lo quieren deportar…

          Espero el relato de esas esas fechorías :-D.

  2. Nurieta

    Pues yo no tengo ni idea de cuánto cuesta un kebab aquí pero tendré que indagar… Ay, ya empiezas a echar de menos las fantásticas pescaderías españolas. Algo de bueno tenía que tener la madre patria, ¿no?

    ¿Has conocido a más compañeros del máster?, ¿y qué nos puedes contar de los profes?

    • F.D.C.

      Hermanita, la madre patria (tan lejana para ambos ahora) es mucho mejor que Suecia gastronómicamente hablando, dónde va a parar. También es cierto que no tengo buenos supermercados a 5 minutos como sí tenía en Linköping. La pescadería más próxima está en un remolque, como si fuera el churrero… WTF?

      En cuanto a los compañeros del master, los conozco a casi todos, en especial a los internacionales. Lo dicho, hay dos griegos (Ioannis y Kostas), dos turcos (Ugur y del otro no me acuerdo el nombre), una chica iraní (Pari), una mexicana (Ana), un chino (Dapeng, pronúnciese “Tapón) y de los suecos, sólo me acuerdo de una chica que se llama Emma. En principio, todos bastante majos, comemos juntos y nos llevamos bien. No sé si hay mucho más que se pueda decir.

      De los profesores, para dos asignaturas que tenemos, cada una tiene dos profesores mínimo y una serie de asistentes (generalmente estudiantes de doctorado, de diferentes países) para las clases prácticas o los laboratorios. Una de las profesoras es canadiense, aunque debe llevar en Suecia desde que Olof Palme usaba pantalón corto. Como docentes, la verdad es que se les nota interés, no pasan simplemente el Power Point sino que les gusta también la pizarra. Se nota que les gusta el tema del que dan clase y que son algo frikis de ello.

      También nos han traído cachivaches a las clases (hoy, mismamente un láser de rubí, de los del año de la polka, pero muy aparente). El ambiente es bueno, distendido y las clases son más participativas que en España. Claro que somos poquísimos (menos de 20, viene también gente de otros masters a nuestras asignaturas).

      Ya contaré más cosas cuando lleve más tiempo. Sólo decirte que los libros los voy a rentabilizar con creces.

      • Nurieta

        Dios mío, qué envidia me estás dando… ¿Y no tienen másteres para lingüistas como servidora? Quién pudiera cogerse un sabático o una excedencia (what is that?) para irse “pallá”…

  3. Nurieta

    Oups… quería decir “algo bueno”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s