Olofshöjd

Tras este nombre impronunciable se oculta la residencia que he conseguido en Göteborg. Conseguir alojamiento no es tarea fácil. En parte porque muchas residencias se están renovando, con lo que la oferta de pisos ha bajado este año, mientras que el número de estudiantes sigue siendo el mismo o incluso ha aumentado. También hay que tener en cuenta que el número de pisos que ofrece la propia universidad es bajísimo y la demanda es tan alta que es casi imposible encontrar uno.

Por otro lado, existen empresas que se gestionan residencias de estudiantes. SGS Studentbostäder es la mía. El problema es que los pisos se asignan teniendo como prioridad a la gente que lleve más tiempo apuntada en su web, y para ello es necesario que la universidad ya te haya admitido. Si a mí me admitió en mayo y hay mucha gente que lleva más de un año apuntada en SGS, ¿cuál es la posibilidad de que un estudiante extranjero de primer año consiga una habitación por la vía normal? Pues muy baja.

Luego está el mercado privado, claro, que no sé qué tal funcionará…

El resquicio por el que me he podido colar yo es el de los pisos “Sista minuten” de o último minuto de SGS, en los que la prioridad es la del primero que lo pida. Sólo salen a finales de cada mes, y son muy pocos. Tuve la suerte de ver en la web que había unos disponibles y llamar directamente a Suecia para que asignarán uno de los pisos. Bueno, más que piso, una habitación con baño y cocina compartida con otros 8. A cambio de tener que pagar la renta del mes de julio sin usar el piso, podría llegar y establecerme directamente sin tener que pasar por la odisea de buscar piso los primeros días, desesperado por encontra algún sitio donde meterme.

Hablando ya de la residencia en particular, lo primero que se puede decir es que es una mole. Aquí viven 1400 estudiantes – oficialmente, claro, seguro que hay unas habitaciones vacías y otras en las que se mete más de una persona – en diferentes tipos de habitaciones. Algunas son como la mía, con cocina compartida. Otras tienen cocina propia e incluso hay viviendas de hasta 3 habitaciones. Para todos los gustos.

Olofshöjd es de los años 60 y la verdad es que se le nota el paso de los años. Está construida encima de un peñasco que domina la vaguada por donde va el tranvía y por todas partes hay escaleras y rampas de hormigón para ir a los diferentes niveles de la urbanización. Cuando nieve va a ser muy gracioso ir en bici por esas rampitas. En el lado bueno, hay muchos servicios dentro del complejo: un café, una pizzería, una minitienda, bastantes lavanderías, una zona de volley, varias barbacoas…

Aunque por lo visto se anuncian renovaciones en los edificios, el mío ha quedado un tanto en el olvido. En la próxima entrada describiré más en detalle mi habitación y los residentes de mi edificio que he conocido o más bien los que me he encontrado.

Mi edificio, el 452 de Omgången

Mi edificio, el 452 de Omgången

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Alojamiento, Olofshöjd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s