Piratas irlandeses

Ojo, que la entrada es muuuy larga, advertidos quedan.

Una ventaja de Göteborg frente a otras ciudades de Suecia es que hay vuelos de bajo coste. Concretamente, se puede volar con Ryanair a media Europa, España incluida. Además, City Airline, aerolínea basada en el aeropuerto Gothenburg City, también vuela a España. El problema es que, imagino que pensando en el turismo nórdico, los destinos españoles están concentrados en áreas turísticas del Mediterráneo. Genial si vives en Málaga, Alicante o Barcelona. Como yo soy norteño y quería salir desde Madrid (por aquello de las despedidas de los amigos de allí), nasti de plasti.

Además, para poder dormir directamente en la residencia que había conseguido, tenía que llegar antes de las 3 de la tarde a las oficinas de la empresa de alojamiento o bien antes de las 7 el lunes. Como no me apetecía pasar la noche en un aeropuerto con la maleta sino que quería hacerlo todo en el mismo día, la única posibilidad era volar un lunes.

Tras mirar muchos vuelos, decidí volar con Ryanair Madrid – Gerona y Gerona – Göteborg con unas tres horas de escala entre medias el lunes 16 de agosto. Aparentemente fantástico, en sólo 7 horas pasaría de Madrid a Suecia, llegaría sobre las 4 de la tarde a Göteborg y tendría tiempo de sobra para llegar a la residencia, coger las llaves y hasta comprarme una buena cena… Dicho y hecho, compré los billetes a Ryanair en julio incluyendo la facturación de una maleta de 20 kilos. El resto del equipaje, unos 40 kilos de megamaleta, los enviaría a Suecia por sinmaletas.com, ya hablaré de ellos en otra entrada. Muy felices me las prometía…

Un par de días antes de volar con Ryanair, me mandan un correo electrónico avisándome de que no iba a poder volar con el equipaje facturado:

“Lamentamos informar que debido a la huelga del personal de las maletas en el aeropuerto de Madrid el Lunes 16 de Agosto 2010 no podremos aceptar equipaje facturado en su vuelo (ver más adelante detalles de vuelo).

Desafortunadamente, los pasajeros pueden viajar SÓLO con equipaje de mano en este vuelo. Cada pasajero podrá llevar una pieza de equipaje de mano con un peso máximo de 10kgs y con unas dimensiones máximas de 55cm x 40cm x 20cm. Con el fin de que usted y su equipaje sean aceptados para viajar, por favor asegúrese de que el equipaje se encuentra dentro del peso y las dimensiones requeridas para llevar a bordo.

Los pasajeros que viajen con equipaje de mano sólo en los vuelos reservados para el día 16 de Agosto, desde/hacia Madrid deberán volver a hacer la facturación el día 15 de Agosto del 2010 para el vuelo. Los pasajeros que llegan al punto de seguridad con equipaje en exceso del peso de equipaje de mano y dimensiones permitidas, no se le permitirá continuar a la puerta de embarque.

Si usted ha comprado un límite de equipaje facturado y viaja en el vuelo reservado a continuación con equipaje de mano, puede solicitar un reembolso del cargo del equipaje facturado haciendo clic en el enlace de abajo

Si usted no puede viajar sólo con equipaje de mano, es posible cambiar su reserva sin cargo (sujeto a disponibilidad de plazas). Por favor, haga clic en el enlace a continuación para transferir a vuelos alternativos:

Le pedimos disculpas por las molestias causadas por esta huelga del personal de maletas en España, que está fuera del control de Ryanair.”

(El subrayado es mío)

Me pongo nervioso (necesitaba viajar con equipaje facturado), miro alternativas, trato de cambiar la reserva como puedo para seguir llegando a Göteborg el lunes y no tener que quedarme en un albergue. Imposible, al tener ya la tarjeta de embarque imprimida – lo había hecho esa misma mañana – no me dejaba cambiar la reserva, sólo anularla. En el teléfono de contacto de Ryanair – un 807, es decir, un sablazo de llamada – te colgaban después de mantenerte dos minutos en línea. El tristemente famoso “todos nuestros agentes están ocupados”… Afortunadamente, no vivimos lejos del aeropuerto de Santander, donde opera Ryanair, y allí me llevó mi padre a toda velocidad para que me anularan la tarjeta de embarque.

A todo esto, consulté con Aena para saber si la huelga era general en todos los aeropuertos españoles y para todas las compañías. Me dijeron que sólo afectaba a Ryanair y sólo en Barajas y sólo el día 16. Ya hay que tener mala suerte… ¿Y eso de que “la huelga está fuera del control de Ryanair”? ¡Pero si era una huelga de su contrata de handling!

Una vez anulada la tarjeta de embarque, volvimos rápido a casa y pude comprar un vuelo Madrid – Gerona para el día anterior al previsto, el domingo 15 de agosto, cuando sólo quedaban dos plazas. Como la escala iba a ser ya no de tres horas, sino de catorce, incluyendo dormir en el aeropuerto, reservé un hotel en Gerona para pasar la noche. Pero cuál fue mi sorpresa cuando vi que el vuelo del 15 era 95 € más caro que el original. Bien está que pague la diferencia de coste entre ambos vuelos, ¡pero es que me cargaban 35 € de “tasas de cambio de vuelo”! Que yo sepa, en el mensaje indicaba claramente que no me cobrarían un cargo por cambiar la reserva…

Llamo otra vez al 807 de Ryanair y de nuevo encuentro el mensajito de “todos nuestros agentes están ocupados”… Me acuerdo de Erlang, de las cadenas de Markov y del Sunsun Corda y llamo al número alternativo de Ryanair, que es un teléfono en el Reino Unido. Tras minutos de espera – y facturando la llamada internacional, claro está – una amable operadora me dice que, ciertamente, me han cobrado de más esa tasa, pero que las reclamaciones se hacen enviando un escrito a un fax en Irlanda, preferentemente en inglés. Así que hago el escrito y se lo enviamos a Ryanair (gracias hermanita) para que se limpien el culo con él se hagan los suecos, porque no tengo nada claro que vaya a ver el dinero de vuelta.

Pero esperen, que todavía hay más…

Un par de días después y sólo tres antes de volar, recibo este mensaje de Ryanair:

“La huelga de los controladores de equipaje en el aeropuerto de Madrid el lunes 16 de agosto ha sido cancelada. Todos los vuelos de Ryanair operará con normalidad y equipaje facturado que se aceptarán en todos los vuelos.

Los pasajeros que transfieren a vuelos alternativos pueden volver a sus vuelos originales el día 16 de agosto (sin cargo) o de pasajeros que desean restablecer el equipaje debe llamar a uno de los siguientes números:

…”

Rápidamente, llamo a los números que me indican:

–       El 807 sigue sin contestar. “Todos nuestos agentes se encuentran ocupados. Cliiiiiiiiing”.

–       El otro número es el del Reino Unido. Una “amable” operadora me cambia el vuelo otra vez al día 16, pero se niega en redondo a devolverme el dinero del primer cambio. Y que para quejarme, mande un fax al número de Irlanda (al que ya había mandado una reclamación anteriormente). Y la reclamación en inglés, caballero, que si no las ya eximias probabilidades de que nos dignemos a leerla bajan considerablemente. A propósito, ¿el call center de Ryanair está en un gallinero? Porque menudo murmullo de fondo…

Así que me encuentro con que vuelo en el mismo vuelo que tenía planeado, pero habiendo pagado 95 € más por una supuesta huelga que se convocó y desconvocó en un par de días. Por supuesto, les envío de nuevo una reclamación para que me devuelvan los dichosos 95 €, que seguro que va a acabar siendo usada como papel higiénico por algún simpático irlandés.  Menos mal que anular la reserva del hotel de Gerona me salió gratis…

Bueno, y el vuelo, ¿qué tal? Pues bien, puntual; los alrededores de Gerona tienen muy buena pinta, vi Marsella desde el aire y constaté que el aeropuerto de Göteborg City es una pista y dos hangares, poco más (tienen otro más grande, Landvetter). Durante el vuelo, pude leer la revista de Ryanair, donde el inefable Michael O’Leary, el presidente de la empresa, hablaba – aparentemente sin enrojecer – sobre los bajos precios y el servicio a los clientes. Justo antes, me habían cobrado 20 € por un kilo de exceso de equipaje (lo que en Barajas pesaba 20’5 pesa en Gerona 21’7, curioso). Pero de esto no le echo la culpa a Ryanair sino a mi incapacidad para aligerar la maleta. Quien vuela con estos tipos ya sabe cuáles son las reglas del juego.

Después de tanta odisea, finalmente llegué a tiempo a la oficina del alojamiento en Göteborg, me dieron la llave y pude quedarme en mi habitación desde el primer día y conocer a alguno de mis compañeros de residencia.

Pero eso es para otra entrada…

Actualización 6 de septiembre:

Hoy, Ryanair me comunica vía correo electrónico que me devuelve los 97 €. Por lo visto el papel del fax era demasiado áspero para sus traseros, afortunadamente para mí.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Bajo coste, Lo barato sale caro, Ryanair, Viajes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s